Autoshows

Lo mejor del Salón de Tokio 2013

Las firmas niponas mostraron todo su poderío tecnológico

Lo mejor del Salón de Tokio 2013

Tokio, Japón. Este año se llevó a cabo la edición número 43 del Tokio Motor Show que de manera completamente intencionada, coincidió en fechas con el Salón de Los Ángeles (a manera de castigo porque los fabricantes norteamericanos luego de su última crisis cancelaron su participación en el salón nipón), razón por la cual podemos ver varias premieres mundiales de marcas europeas de forma simultanea tales como: Jaguar F-Type Coupé, Porsche Macan, MINI 2014, BMW Serie 4 Cabrio, Mercedes-Benz S65 AMG y Porsche Panamera Turbo S.

Sin embargo, los fabricantes del país del sol naciente se han encargado de llenar de propuestas interesantes su salón y aun así presentar una que otra cosa muy relevante paralelamente en Los Ángeles.

El evento que da por iniciadas las actividades del Salón de Tokio es una conferencia de la JAMA (Asociación de Fabricantes Japoneses), misma que en estos momentos es presidida por el mandamás de Toyota, el señor Akio Toyoda. Si bien es cierto, Toyota, Honda, Nissan, Mazda y demás en el mercado no solo local, sino mundial son competencia, cuando se aglutinan como JAMA se comportan como uno solo y no desaprovecharon la oportunidad de recordar a los miles de periodistas asistentes que tan solo dos años atrás, el desastre natural del gran terremoto que a su vez provocó un terrible Tsunami amenazó seriamente a la industria automotriz nipona. Sin embargo cada marca se comprometió a apoyar a las comunidades afectadas, reconstruir de inmediato las instalaciones dañadas y preservar todas y cada una de las plazas de trabajo que se encontraban en riesgo.

Al cabo de dos años, pareciera que no sucedió nada, la capacidad de manufactura, investigación y desarrollo de los fabricantes japoneses se ha restablecido por completo y su contraataque por recuperar el mercado perdido ha dado inicio con esa determinación y planeación que los caracteriza.

Este año, el salón en sí es una demostración por parte de la industria japonesa de que si bien es cierto, el presente es prometedor con lanzamientos como el nuevo Nissan GT-R 2014 y su variante rabiosa firmada por NISMO (que tuvimos oportunidad de probar) y que vuelve a poner bien alto el listón con su vuelta rápida en Nürburgring, el atractivo coupé Lexus RC, el Honda Vezel (nombre todavía por confirmar para nuestro mercado) que no es otro que el SUV basado en la arquitectura del FIT y que será fabricado en México o el Mazda3 con tecnología híbrida. El futuro es todavía más emocionante, y es que son los vehículos conceptuales que se salen de lo ordinario los que se han robado el show, empezando por Nissan tenemos el Bladeglider, un speedster 100% eléctrico 1+2 que emplea motores eléctricos en cada rueda o el Toyota FV2, un pequeño vehículo de tres ruedas que busca llevar la interacción hombre – máquina a niveles solo vistos en esos animes japoneses en donde pilotean poderosísimos mechas (robots gigantes) de la misma forma que en la película Pacific Rim de Guillermo del Toro.

En un plano que parece más cercano a producción, Toyota presentó el FCV Concept que es la antesala de un coche de hidrógeno que teóricamente deberá llegar al mercado en 2015, y del que dicho sea de paso Carlos Ghosn CEO de la alianza Renault – Nissan no tardó en pronunciar  su total escepticismo al respecto, al tiempo que Nissan presentaba el concepto IDx que retoma elementos del icónico 510 y que fue diseñado participando a jóvenes de la denominada Generación Z. Honda y Subaru nos hicieron frotar las manos ante la posibilidad de modelos de producción basados en el convertible S660 Concept y Cross SportDesign Concept respectivamente. Mitsubishi por su parte presentó una triada de prototipos denominados: Concept Ar, Concept GC PHEV y Concept XR PHEV que de alguna manera vaticinan el diseño que tendrían las evoluciones de Outlander, Montero y ASX respetivamente.

Como siempre, el Salón de Tokio no solo entregó las últimas novedades de la poderosa industria nipona, también ofreció ese encanto difícil de describir que engloban sus pequeños vehículos y conceptos que aportan una particular visión del futuro que le depara al automóvil.

 

Rubén Hoyo, enviado recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos