Autoshows

Citroën C4 Cactus, un compacto sin espinas

Este nuevo modelo combina un diseño diferenciador con practicidad y bajo peso.

Citroën C4 Cactus, un compacto sin espinas

El segmento más importante en Europa es el de los hatchbacks compactos, pero qué hacer cuando tu nuevo modelo se vende poco y tienes que enfrentar a gladiadores de la talla del VW Golf. Para Citroën por lo menos, la respuesta está en el nuevo C4 Cactus, una nueva apuesta que ataca al segmento por un flanco muy distinto.

Comparado con el C4 a secas, el C4 Cactus (que luce muy similar al concept presentado por la marca en el Salón de Frankfurt 2013) es ligeramente más corto y angosto, manteniendo prácticamente la misma altura y distancia entre ejes. La primera diferencia está en los voladizos más cortos y claro, en el estilo.

Visualmente, el nuevo Citroën adopta líneas vistas en el nuevo C4 Picasso con la línea de cristal más baja que la del cofre, formando una especie de cápsula central. A eso se le suma un pilar trasero ancho y una máscara negra en los postes que da el aspecto de un techo flotante. Agregamos barras de techo y marcos plásticos en el perímetro inferior y salpicaderas, y el combo está completo, aunque hay más…

Uno de los elementos más llamativos del C4 Cactus son sus Airbumps®, protectores alojados en las fascias y en los costados que están formados por poliuretano termoplástico con cápsulas de aire que ayudan a absorber impactos. Además, vienen en 4 opciones de colores que se combinan 10 posibilidades para la carrocería y tres variantes para el interior.

La cabina del C4 Cactus tampoco es completamente convencional. Una de sus novedades es que todas las funciones, incluyendo climatización, navegación, audio y conectividad, ahora se concentran en una pantalla táctil de 7”. Esta solución permitió diseñar un tablero más angosto que libera mayor espacio en el interior, ayudado por una pantalla que remplaza al cuadro de instrumentos y el airbag del pasajero que se mudó al techo. Finalmente, en los modelos con caja automática, la palanca fue sustituida por un comando y levas detrás del volante, dejando prácticamente libre la consola central.

Si todo lo anterior no llamó tu atención, hay más particularidades en el C4 Cactus, ya que pesa 965 kg, unos 200 menos que el C4 a secas. Esto se logró combinando buenas ideas con otras no tan brillantes, por un lado, usa vigas de acero de alta resistencia y aluminio en componentes como el cofre, por otro lado, las ventanillas traseras son basculantes y el asiento posterior se pliega en una sola pieza. Finalmente, el techo transparente tiene un filtro de luz y calor prescindiendo de la clásica cortina.

Citroën no da muchos datos sobre la plataforma u oferta mecánica del nuevo C4 Cactus. Sobre el primer aspecto, parece utilizar la nueva base mediana de PSA Peugeot-Citroën que actualmente se emplea en los nuevos 308 y C4 Picasso europeos. En cuanto a los motores, no sabemos cuáles serán, pero la casa francesa afirma que son Euro 6 y que puede alcanzar un consumo de 3.1l/100 km en la versión Diesel.

Nuevo Citroën C4 Cactus

Hernando Calaza recomienda

Cuéntanos que opinas