Vende tu auto
Novedades

Mitos y realidades sobre el cuidado de las llantas

Te revelamos la verdad, para que sepas cuándo cambiarlas, cómo cuidarlas y más

Mitos y realidades sobre el cuidado de las llantas

Existen muchos mitos y realidades acerca del cuidado correcto de las llantas, lo que genera severas dudas ¿cuándo se deben cambiar? ¿cuál es la presión correcta de inflado y cuándo se debe hacer?, ¿en qué me debo de fijar cuándo compre llantas nuevas? ¿cuál es la llanta correcta para mi auto? entre otras cosas. Aquí te vamos a decir la verdad, despejar cualquier inquietud, y lo que es adecuado para los neumáticos de tu auto.

La presión correcta de las llantas y cuándo realizarlas

Se dice que la presión correcta de las llantas es de 28, 30 ó 32 libras por pulgada cuadrada (PSI, pound per square inch). La verdad es que la presión correcta de la llanta, es la que te indica el fabricante en el manual de usuario. Algunas marcas colocan una calcomanía en el marco del portón del auto, del lado del conductor, con lo datos de presión adecuados.

Revisa en cualquier caso, pues en algunos la presión es diferente tanto para los neumáticos delanteros o traseros.

En caso de adquieras unas nuevas llantas, revisa en los stickers la especificación de presión que indica el fabricante.

Por último, no debes revisa la presión de las llantas en la gasolinera, pues ya con el rodamiento se calientan y te darán otra lectura. Debes hacerlo cuándo están frías, antes de empezar el movimiento del auto.

Mis llantas se ven cómo nuevas, no tienen ningún desgaste, ¿debo cambiarlas?

Si eres de los que usa poco tu auto o recorres pocos kilómetros, seguro el desgaste que presentan las llantas de tu auto es mínimo por lo que lucen casi nuevas.

El mito aquí es que si se ven bien, no es necesario cambiarlas. Esto es incorrecto, si tus llantas tienen más de cinco años de vida, debes cambiarlas aunque se vean como nuevas, pues el caucho tiene una vigencia de uso, que es justo cinco años. Después de este tiempo el hule se empieza a cuartear, se rompe, se hace duro, lo que provocar que se dañe fácilmente el neumático o no tengas buena adherencia en curvas por ejemplo, al grado de que el auto puede patinar.

Si deseas saber la vigencia de tus llantas, debes revisar la cara de la llanta, busca un recuadro con cuatro dígitos que te indican la semana como el año en qué fue fabricada, checa el siguiente ejemplo:

¿Cómo sé que mi llanta ya está desgastada o si debo cambiarla?

Esta cuestión puede ser muy obvia, pero es necesario aclarar ciertos mitos de cuándo debes cambiar la llanta por daños o por uso, veamos:

Debes revisar el fondo de la banda de rodamiento, ésta debe tener la profundidad correcta, para saber esto, fíjate en unas marcas que se encuentran en el piso de la llanta justo en los canales. Si la banda de rodamiento ya está al mismo nivel de la mismas, se debe cambiar la llanta.

Después se hace una revisión visual, se debe apreciar que la banda de rodamiento tiene las líneas, dibujos y canales. Esto sirve para que el agua se encauce debidamente y tengamos un buen frenado. En caso contrario, la llanta estaría casi lisa, lo que provocaría no tener un buen agarre y el auto patinaría, perdiendo con ello el control del auto. Si la banda está lisa debes cambiarla.

Después tienes que revisar que la banda de rodamiento se acabe de manera pareja, que no haya un desgaste mayor ya sea en la parte interna o externa, si esto pasa es un problema de alineación o balanceo, amortiguadores en mal estado, así como un bajo o exceso de inflado. Ojo si la llanta está muy acabada, ya sea en la parte interna o externa, debes preguntarle a un técnico especialista, que te diga cómo proceder y qué reparar, de lo contrario la llanta no tendrá un acabado parejo.

Luego debes observar la cara de la llanta que no esté seccionada, tenga rajaduras o chipotes. Si existe cualquier de estos tres escenarios debes cambiarla.

Cuando se tiene una ponchadura o daño en la cara de la llanta, es común que se le aplique un parche especial de goma, a lo que se le llama seccionar. Si piensas hacerle esto a tu llanta o ya lo tiene, te recomendamos usarlo sólo como una opción de emergencia, pues a altas velocidades suele romperse o desprenderse.

Luego debes observar que no tenga rajaduras, éstas nacen por el envejecimiento de la llanta, así como por las altas temperaturas ocasionadas por el calor o por el uso frecuente en caminos irregulares.

Finalmente tenemos el chipote, éste es el más común, se forma cuando se pasa de manera descuidada, por un bache u hoyo. El neumático se golpea contra el rin, ocasionando que las cuerdas de acero del costado se rompan y con el aire formen el chipote.

¿Cuál es la llanta correcta para mi auto, en qué me debo fijar?

Aclarado todo lo anterior y sabiendo que necesitas cambiar las llantas, te decimos a continuación en qué te debes de fijar, qué características deben tener y para qué sirve.

  1. Revisa la fecha de caducidad, a veces puedes encontrar llantas muy baratas, pero normalmente esto sucede cuando son llantas que tienen mucho tiempo guardadas y que necesitan sacarlas.
  2. Compra una llanta con las mismas especificaciones y características. Ya que, de no hacerlo, va afectar de varias maneras. Si compras una llanta con una cara más reducida, será más propensa a dañar el rin, al momento de absorber el golpe de un bache. Si adquieres una llanta con una banda de rodamiento más ancha, sin duda, tendrás mejor agarre; pero tendrás mayor consumo de combustible, pues al tener mayor contacto con la superficie, se necesita mayor energía para mover la llanta.  Finalmente, si modificas las características de la llanta, tendrás qué modificar la salpicadera de tu auto, porque de seguro raspará la parte interna o estará rozando todo el tiempo.

Ahora cuáles son las especificaciones a las que nos referimos y que te debes de fijar sean las mismas al momento de comprar la llanta, te dejamos el siguiente ejemplo, es una mezcla de números y letras que vienen en la cara de la llanta.

  • La P nos indica que una llanta para pasajero, esta letra cambiará si es para un vehículo de carga.
  • El 205, se refiere al ancho de la banda de rodamiento reflejado en milímetros.
  • El 60 es la medida en porcentaje en relación al ancho de la banda de rodamiento, en otras palabras es la altura de la cara de la llanta, ésta comprende desde el rin hasta la banda de rodamiento. En este caso siendo algo específicos, el 60% de los 205 mm, es 123 mm, esa es la altura exacta de la cara de la llanta, pero los fabricantes de neumáticos como ves, usan el porcentaje.
  • La R no se refiere a rin, significa que es de construcción radial.
  • El 16 nos indica que es para usarse en un rin de 16”.

Esperamos hayas despejado todas tus dudas sobre las llantas, las cuides apropiadamente y te sirva de guía para la compra de unas nuevas.

Déjanos tu comentario, ¿qué mas agregarías?

Jorge Blancarte recomienda

Cuentanos que opinas