Tips y Consejos

El motor, un factor esencial al momento de comprar auto

Te decimos en qué te debes de fijar y por qué.

El motor, un factor esencial al momento de comprar auto

En México todos vivimos una realidad, moverse en nuestro propio país es complicado, inseguro y nada confiable. Ya sea si vives en cualquiera de las grandes ciudades como la CDMX, Guadalajara, Monterrey o en otras, pero no tan concurridas, el transporte en general da un mal un servicio, ya sea por la falta de mantenimiento, por limpieza, el manejo de los conductores o simplemente porque no puedes viajar seguro. Por esta razón hoy día muchos eligen el servicio privado de transporte como Uber o Didi, que te permiten ir un poco más cómodo y relativamente a salvo. Sin embargo, hay otras personas que eligen comprarse un auto, para evitarse todo lo anterior, y además porque obtienen independencia y la facilidad de ir a donde sea en el momento que se desee.

Tomando en cuenta lo anterior, tenemos que al momento de comprar un auto debes ser consciente de dos cosas, ¿para qué lo voy usar? y ¿por dónde me voy a mover? Teniendo en claro esto, tenemos que el factor más importante para resolver ambas necesidades, es el motor del auto. ¿Por qué te decimos esto? en seguida te lo explicamos.

Motor pequeño…

Digamos que, si tu escenario es completamente citadino, donde tus recorridos son cortos o largos, pero con mucho tráfico. La mayor parte del terreno es plano, sin pendientes, tu presupuesto para gasolina es reducido, el coche es para moverte tu o con familia y te gusta ir despacio, sin prisa. Un motor pequeño sería la solución a tus requerimientos, ¿por qué? Bueno pues un bloque de tamaño contenido, tiene pocos cilindros y además tiene poca potencia como torque, por lo que no demandará mucho combustible, no importando la distancia que recorras. Si los caminos son planos, no le exigirás mucho al motor, es decir, no lo vas forzar por lo que tampoco quemarás mucha gasolina. Al estar en el tráfico pesado, no requieres de mucha potencia para moverte, pues la mayoría del tiempo estarás viajando a vuelta de rueda o con velocidades limitadas por reglamento (además que no buscas correr).

Al trasladarte tu o acompañado, y además no llevas carga, el auto va ligero, entonces un motor con capacidad limitada será cumplidor, para llevarte a cualquier parte dentro de la ciudad.

Si lo que describimos aquí es ad hoc, entonces no dudes en buscar un auto con motor chico, específicamente uno de tres o cuatro cilindros, de 1.0 L a 1.5 L, con una potencia menor a los 100 caballos y de preferencia que la transmisión -ya sea manual o automática- sea de cinco velocidades en adelante (a un mayor número de relaciones, los cambios serán más cortos y no revolucionarás más el motor). Ojo puedes encontrar un motor que sea turbocargado, está bien no te espantes, esto es bueno pues te dará mejor respuesta la máquina al momento de acelerar, sólo limita tu pie con el acelerador, no exageres porque afectarás el rendimiento de combustible

Motor mediano…

En este apartado digamos que tus necesidades son todas las mencionamos en el rubro anterior. Pero, además, requieres de hacer viajes a carretera, te gusta correr un poquito, ir acelerado para evitarte algo de tráfico, te mueves por lugares sinuosos, con caminos elevados y deseas cuidar un poco tu consumo de combustible. Te sigues moviendo tu o con familia, pero ahora requieres de llevar algo de carga. Bueno pues lo que necesitas es un auto con motor mediano ¿por qué? un bloque de tamaño mediano, por así decirlo, te otorga la suficiente aceleración para realizar con facilidad, un rebase o incorporarte a una vía rápida. Esto te permitirá ir más rápido y moverte con soltura en el tránsito (obvio siempre y cuando esté fluido). Igualmente, si vives en zonas con muchas pendientes, un motor con buena potencia trepa más hábilmente y no se quedará estancado. Finalmente, si vas lleno con pasajeros y con la cajuela al tope, el auto estará pesado, por lo que un propulsor de estas características te permitirá moverte con libertad y será capaz aún, de darte ese extra que necesitas sin sentirte que vas en un coche alegórico. Eso sí, al exigirle más a este tipo de motor, en subidas o en aceleraciones, el rendimiento será regular.

Finalmente, un motor mediano en carretera, es buen aliado pues además de darte lo que te mencionamos en la aceleración, podrás tener una mayor soltura de velocidad, pues podrás recuperarla fácilmente si tu viste que frenar por algún imprevisto y tampoco sentirás que estás forzando el motor, si tu promedio va por encima de los 100 y menos de los 150 Km/h.

Si esto que describimos se acopla a tus requerimientos, entonces busca un auto que tenga un motor de 1.6 L hasta 2.5 L de cuatro cilindros, la potencia puede oscilar arriba de los 100 y no más de 200 Hp. Aquí nuevamente una transmisión con mayor número de cambios será mejor, no importa si es manual o automática. En cuanto si encuentras uno turbo, te divertirás mucho pues te dará una muy buena respuesta, pero otra vez no te enamores de pisarle fondo todo el tiempo pues el consumo te saldrá caro.

Motor grande…

Pues para terminar digamos que nada de lo anterior se ajusta a tus necesidades, el presupuesto no te afecta, quieres algo para ir muy rápido, viajas mucho, no te quieres sentir limitado por los lugares que recorras y tienes un negocio propio o empleo que demanda mucha carga. Entonces un motor grande es para ti ¿por qué?

Bueno un motor grande te da la sobrada potencia para lo que quieras, correr a altas velocidades, haces rebases, incorporaciones o recuperaciones de velocidad con toda holgura. Te permite subir sin problema cualquier pendiente, hasta te reirás de lo fácil que lo hace y no importa que tan pesado esté el auto, el coche se sentirá normal y se moverá con toda libertad.

Si esto que describimos se ajusta a lo que buscas. Un motor de 3.0 L en adelante es lo que necesitas, ya sea cuatro cilindros, seis o más, con turbo o supercargador, la potencia superará los 200 caballos y las cajas serán de seis o hasta de nueve relaciones.

En este rubro se mueven las grandes ligas en los autos: sedanes de lujo, grandes deportivos, pickups y SUVs de gran tamaño.

La excepción verde…

Dejé este apartado completamente separado pues hoy día son una realidad, si bien no son del todo económicos, las mecánicas híbridas como eléctricas, son un mundo aparte en lo que movilidad se refiere. Pero para no profundizar en el tema y nos llevé a otra cosa, podemos aclarar que un híbrido o un eléctrico, cumplen a la perfección con cualquiera que sea tu necesidad. La única limitante es que un auto con mecánica eléctrica, no es recomendable para tramos largos en carretera por el tema de la recarga, no hay suficientes puntos de carga en nuestro país (aunque ya hay corredores como el de Acapulco o el San Luis Potosí, donde tienes terminales para poder parar, cargar y seguir tu camino).

¿Déjanos tu opinión? ¿te agrado esta nota? ¿considerarás ahora el motor como algo importante para tu compra?

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas