Tecnología

Iluminación en curvas: faros de bi-xenón direccionales

Te contamos el aporte que hace este equipamiento propio de los vehículos de alta gama.

Iluminación en curvas: faros de bi-xenón direccionales

Los fabricantes automotrices cada vez equipan más a sus vehículos de alta gama con faros de bi-xenón direccionales. En esta ocasión te decimos cómo funciona está tecnología y para qué sirve.

La tecnología xenón genera una iluminación clara y brillante que mejora la visibilidad tanto de lejos como de cerca. Sin embargo, su principio de funcionamiento dificulta un rápido encendido, complicando su utilización como destello en situaciones vitales (cruces, sobrepaso, indicar presencia, etc.) por lo que no suele utilizarse en las luces “altas”. Los faros bi-xenón solucionan este problema mediante un cambio de lentes que “canaliza” el haz luminoso.

En el caso de los faros bi-xenón direccionales, poseen además la facultad de dirigir la luz en forma solidaria a la posición de las ruedas delanteras contribuyendo a una mejor iluminación al doblar esquinas o al recorrer curvas. Esto permite aumentar la seguridad activa del vehículo, ya que al poder ver con anticipación se dispone de más tiempo para reaccionar.

Ya que el poder luminoso de estos faros es hasta tres veces superior al convencional, es vital evitar la posibilidad de deslumbrar a los demás conductores. Los vehículos equipados con xenón deben contar con un sistema que regula automáticamente la altura del haz de luz independientemente de la distribución del peso y los cambios verticales de la carretera e inclinación de pendientes, etc.

Si tenemos en cuenta que gran porcentaje de la información que recibe el conductor le llega a través de los ojos, los faros de bi-xenón direccionales aumentan la seguridad activa del vehículo. Comparada con las lámparas halógenas convencionales, aporta un alcance aún mayor y una mejor iluminación.

Hay que recordar que Citroën fue precursor en el uso de faros direccionales cuando los implementó en el rediseño de su mítico DS allá por el año 1968. 

.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos