Prueba de Manejo

Ruta a Pikes Peak 2013: Día 7, el gran final

El final de nuestra aventura a bordo del Peugeot 208 2014

Ruta a Pikes Peak 2013: Día 7, el gran final

 

Nuestra jornada de hoy fue como de película por todos los lugares que visitamos en un sólo día.

Partimos muy temprano de Colorado a Springs para llegar en tres horas después a nuestro primer punto de escala, Fort Union, un lugar de historia en Estados Unidos pues refleja un poco del famoso viejo oeste allá por los años 1850-1900. Era como su nombre lo indica un fuerte del ejército que proveía de armas, comida y techo a diversos soldados para proteger (y ganar eventualmente) la famosa guerra contra los indios de esa época.

Después de ahí nos movimos a Roswell, Nuevo México. Si el nombre te suena es porque ahí se supone que se estrelló un OVNI en julio de 1947. Se supone también que a bordo de la nave se encontraron cuerpos inertes de “aliens”.  Se han hecho un sin número de libros y películas al respecto que de definirlas aquí nunca acabaríamos. La ciudad mantiene un museo que retrata el incidente, así como una tienda de memorabilia con OVNIs y extraterrestres. Algo particularmente curioso es que a lo largo de las calles se encuentran diversos adornos, como publicidad y todo tipo cosas que te indican que estás en una comunidad del OVNI.

Finalmente nuestro último punto de visita ya casi terminada la tarde fue White Sands, Nuevo México, un lugar hermoso e impresionante. Se caracteriza por tener grandes dunas de arena blanca con una extensión de 581 kilómetros cuadrados, las cuales se podían admirar en el horizonte desde los 100 Km de distancia. La arena es muy suave, tiene vegetación y fauna desértica, un sitio digno de visitar si vienes con la familia y donde te pasarás un rato muy agradable, donde además tomarás unas fotografías de ensueño.

A partir de este punto nos dirigimos a cruzar por Laredo. En el transcurso de nuestro viaje descansaremos en un punto intermedio, al día siguiente directo a la Ciudad de México donde termina nuestra jornada.

Nuestro vehículo, el Peugeot 208 2014, se comportó a la altura de esta gran aventura, teniendo un buen desempeño, siendo bastante ergonómico y con un rendimiento de combustible bastante razonable. Fue un vehículo cautivador en Estados Unidos, que simplemente robaba miradas.

Algo que nos sorprendió fue la comodidad de los asientos, el espacio para las plazas traseras y el balance entre espacio de cabina-cajuela que nos permitió guardar todo nuestro equipo y transportar hasta otras dos personas más (cuatro en total) sin perder el nivel de confort. La suspensión nos pareció muy adecuada para mercados como el nuestro, donde se necesita dureza para una zona de curvas pero comodidad para cuando el camino se pone más rudo.

Recorrimos más de 6,000 Km con el 208 2014, todo el tiempo con el aire acondicionado y prácticamente sin parar. Éste hizo muy bien su trabajo manteniéndonos frescos hasta cuando el termómetro llegó a marcar más de 45 grados centígrados. El consumo de combustible también estuvo muy bien para estar con el AC todo el tiempo encendido, con un promedio de 13.2 Km/l lo que le da una autonomía de más de 650 Km con un solo tanque.

Nuestra travesía terminó y la verdad es que nos costó trabajo despedirnos de "nuestro" Peugeot 208 2014 que más que un vehículo se convirtió en otro compañero más de nuestra aventura a Pikes Peak y de regreso. Eso sí, lo único que nos gustaría que mejoraran es la interfaz de la pantalla táctil al centro del tablero. Al final logramos controlarla, pero de inicio creemos que es muy cmplicada y poco intuitiva.

Te invitamos a ver el video de toda esta aventura, así como la galería de imágenes.

 

Nuestro Peugeot 208 2014 calza llantas Michelin Energy

 

 

Road Trip a Pikes Peak abordo del Peugeot 208

Jorge Blancarte Fotos: Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos