Vende tu auto
Novedades

Helene Rother, la primera mujer en trabajar en el diseño de un automóvil

Esta mujer alemana obtuvo su éxito al trabajar para General Motors.

Helene Rother,  la primera mujer en trabajar en el diseño de un automóvil

Cuando se trata de citar nombres que han dejado huella en la historia del automóvil, no se puede dejar de nombrar a Helene Rother Ackernecht, la primera mujer en trabajar en el diseño de un automóvil, luego de ser contratada en 1942 por General Motors.

Este título lo obtuvo en 1942, tras unirse al personal de diseño de interiores de General Motors en Detroit. No está claro si era miembro del equipo oficial o consultora en General Motors porque los registros completos no fueron guardados.

Tras su paso por GM, en 1947, Helene Rother estableció su propio estudio de diseño y pronto fue contratada por Nash-Kelvinator como consultora de diseño.

Oriunda de Leipzig, Alemania, Helene nació en 1908, y pasó su infancia en una de las comunidades más creativas y artísticas del territorio alemán en ese momento. Se graduó de Kunstigwerbe (en 1900 era conocida como la Real Academia de Artes Gráficas y del Libro), una escuela de artesanía en Leipzig, con el equivalente de una maestría.

Su carrera profesional la inició ilustrando libros. A mediados de la década de 1930, decidió huir de Alemania a Francia con su hija de siete años y comenzó a diseñar accesorios de moda a través de su propio estudio.

En 1941, Rother y su hija se vieron obligadas a huir nuevamente después de que los Nazis derrocar al ejército de Francia. Ella y su hija estuvieron refugiadas en el norte de África antes de llegar a los Estados Unidos.

Ya en continente americano, Rother respondió a un anuncio de General Motors en el periódico para la vacante de "diseñador de materiales de moda". Envió su cartera completa de diseños de joyas, ilustraciones de libros y, al tiempo, Harley Earl, jefe de diseño de GM, le ofreció un puesto.

Como parte del personal de diseño de interiores de General Motors, Rother se especializó en colores y telas de tapicería, iluminación, herrajes para puertas y construcción de asientos. Bajo este encargo, ayudaría a actualizar los interiores de Buick, Chevrolet, Cadillac, Oldsmobile y Pontiac, creando diseños más estilizados y llamativos.

Además, Rother formó parte del equipo de diseño de Train of Tomorrow de la División Electro-Motive de GM, trabajando en revestimientos de paredes y asientos.

Para 1947, Rother estableció su propio estudio de diseño en Detroit. Su cuenta principal fue con Nash-Kelvinator y diseñó la mayoría de los elegantes interiores de los vehículos Nash desde 1948 hasta 1956. Igualmente, trabajó con Pinin Farina en los modelos Ambassador, Statesman, Rambler y Airflyte.

Si algo también destacó a Helene Rother, es que, tras la Segunda Guerra Mundial, ayudó a cambiar el estándar del diseño automotriz, de básico, simple a elegante y único. Este enfoque en el diseño y las características de calidad ayudó a establecer un nuevo segmento en el mercado del automóvil, ya que el Rambler es ampliamente reconocido como el primer automóvil compacto americano moderno exitoso.

Además de ser la primera mujer diseñadora de automóviles, Helene Rother fue la primera mujer en dirigirse a la Sociedad de Ingenieros Automotrices en Detroit. Su artículo se titulaba: "¿Estamos haciendo un buen trabajo con nuestros interiores?" e instó a aquellos en la industria a comenzar a mirar hacia adelante en los detalles del diseño de interiores.

Aunque la influencia de Rother fallecida en 1999,  en la industria no es bien conocida por muchos, su autoridad en el estilo y el diseño de los interiores de los vehículos es sobresaliente.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas