Novedades

Mazda SKYACTIV-BODY, ¿Qué es y qué beneficios ofrece?

La tecnología que estrena la estructura del Mazda CX-5 2013

Mazda SKYACTIV-BODY, ¿Qué es y qué beneficios ofrece?

Con el lanzamiento de su nuevo Crossover en México, el Mazda CX-5, la marca japonesa estrena el grupo de tecnologías denominadas como SKYACTIV, las cuales engloban todo lo que conforma el vehículo como la transmisión, el motor (ver noticias relacionadas) y por supuesto el bastidor o chasís que es la parte estructural de todo el auto y la cual explicaremos a detalle.

A lo largo de la historia del automóvil, podemos decir que el “malo” de la película siempre ha sido el peso o la masa total de un auto y conforme el tiempo ha avanzado se ha incrementado pues los clientes quieren cada vez más equipamiento y seguridad cuyos componentes agregan peso. Para compensarlo entonces, la solución lógica es un motor más grande pero entonces también aumenta el consumo de combustible.

De esta forma, los autos modernos tienen que encontrar un balance entre equipamiento, motor rendidor y con buena potencia y que sean seguros. Aquí es donde entra la filosofía de Mazda SKYACTIV, con la cual se obtienen las mejores cifras en cada aspecto.

Mientras el motor está enfocado a entregar más torque (el antídoto contra el sobrepeso en los autos) y la transmisión a ayudarle al motor a entregar toda su potencia a las ruedas sin elevar el combustible, la parte de la estructura es la que se encarga de mantener el peso más bajo pero sin sacrificar rigidez torsional –que se traduce en un manejo más deportivo y seguro- ni seguridad para los pasajeros.

Mazda SKYACTIV-BODY se trata de eso, de utilizar materiales más livianos para la construcción estructural del auto pero reforzando las partes más importantes para que el auto tenga un manejo deportivo y otras zonas esenciales para la seguridad de los pasajeros.

Mazda utilizó acero de alta resistencia para la estructura del auto, sólo que la forma en la que es unida y los pliegues de las partes logran mayor fuerza y menos peso. En total, la rigidez aumenta 30% respecto a un bastidor normal pero es 8% más liviano y como han demostrado las pruebas de impacto tanto en Estados Unidos (IIHS) como en Europa (EuroNCAP), también protege mejor a sus ocupantes en caso de accidente.

Gracias a un menor peso, el motor también necesita menos esfuerzo para mover el auto y el conductor necesita oprimir menos el pedal derecho para que reaccione, dando como resultado un menor consumo de combustible y un mejor aprovechamiento de la energía del motor.

Finalmente está la parte del manejo, que como en todo producto Mazda, tiene que ser divertido y entusiasta. Al ofrecer más rigidez torsional esto se logra bastante bien, pero también entra en funcionamiento otra tecnología denominada SKYACTIV-CHASSIS.

Con esta tecnología también desarrollada por Mazda, se optimiza la forma de los componentes de la suspensión y cómo se fijan a la carrocería. El objetivo es lograr el balance ideal entre la soltura de la suspensión (confort y manejo deportivo), espacio destinado para la misma, la seguridad y rigidez torsional.

Todo esto es parte de la tecnología SKYACTIV que se estrena con la introducción del Mazda CX-5 pero que veremos en más productos futuros como los nuevos Mazda6 y Mazda3.

 

Chasis SKYACTIV-Body de Mazda

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos