Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody 2019 a prueba: 717 el nuevo número de la bestia
18/12/2018 Reportes de Manejo

Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody 2019 a prueba: 717 el nuevo número de la bestia

Es la variante más rabiosa disponible en nuestro país.

Dentro del segmento de los muscle cars están los exponentes de los tres grandes de Detroit: Chevrolet Camaro, Ford Mustang y Dodge Challenger. El primero se renovó hace dos años y está en su sexta generación, el segundo cambió hace tres años, encontrándose también en la sexta y el tercero, se encuentra en la tercera generación sin cambios desde hace 10 años; eso sí ha recibido diversas actualizaciones para mantenerse a tono con los modelos de la competencia.

Y justamente el modelo más reciente en nuestro mercado de este sorprendente muscle car, es el Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody 2019, que tuvimos en nuestras manos para nuestro Especial que celebramos cada año y pusimos a prueba.

Precio: $1,314,900 pesos

¿Qué tiene de especial esta variante?

Esta versión del Challenger fue creada para aquellos que desean un SRT Demon, pero sin la ostentosa potencia y el elevado costo de adquisición. Pues emplea la misma imagen que el modelo mencionado, pero tomando como base el SRT Hellcat.

Este Challenger Widebody, tiene un diseño ostentoso y agresivo, realmente llamativo que llama la atención por donde quiera que circule. La carrocería es más ancha por 8.89 cm, esto es debido a las salpicaderas más extensas. Asimismo, los rines estrenan nuevo diseño como tamaño de 20”.

Referente a mejoras, empleando como base dijimos el Hellcat, recibió alteraciones para enfrentar situaciones de estrés como curvas utilizando llantas Pirelli P-Zero con una banda de rodamiento de 11”, al mismo tiempo que se modificó el desempeño de la aceleración, suspensión, como la dirección con un nueva asistida eléctricamente con modos de manejo SRT (Street, Sport y Track). Al mismo tiempo se modernizó el sistema de frenos a cargo de Brembo con discos de 15.4” con calipers de seis pistones.

Bajo el cofre, emplea el mismo V8 6.2L super cargado de 717 Hp y 656 Lb-pie de par, ajustado a una caja automática de ocho velocidades, que con las modificaciones antes mencionadas logra el 0-100 Km/h en 3.8 segundos, en el cuarto de milla cronometra en 10.9 segundos y alcanza una velocidad tope de 314 Km/h. Cuando lo manejamos en pista obtuvimos otros números que te revelaremos más adelante.

Sobre el interior tenemos que…

Éste se mantiene intacto con respecto a diseño con otras variantes del Challenger. No obstante, tiene elementos únicos que lo diferencian, son de buena calidad y lucen super bien a la vista, te los describimos a continuación:

  1. Asientos forrados en Alcántara (ésta se encuentra en paneles de puerta también) y piel con costuras en blanco, en el respaldo encontramos el logo de SRT Hellcat bordado.
  2. En el tablero de instrumentos, los diales de velocímetro como cuentarrevoluciones son análogos con fondo rojo, mientras que la pantalla central es digital configurable de 7”.
  3. Acabados en color aluminio para contornos de salidas de aire, instrumentos, sistema de infoentretenimiento, palanca de velocidades, al centro del volante y manijas de puertas.
  4. Acabado en simil fibra de carbono en consola central como tablero de instrumentos.

Algo que se mantiene es el sistema de infoentretenimiento Uconnect con pantalla táctil de 8.4”, es fácil de usar, bastante amigable. Trae BT, MP3, radio, navegador, cámara de reversa, USB, Aux, además de ofrecer conectividad con Android Auto como Apple Carplay.

Finalmente sobresalen del equipamiento clima bizona, encendido como apertura presencial, sensores de estacionamiento, faros de xenón, quemacocos y control de crucero adaptativo.

¿Qué tan seguro es?

En pruebas de impacto realizadas por la NHTSA, el Dodge Challenger obtuvo cinco estrellas. Siendo esta calificación la más alta, por lo que es bastante seguro.

De equipamiento posee seis bolsas de aire, frenos con ABS, EBD, BAS. Posee control de estabilidad y tracción, además de detección de punto ciego, asistente de arranque en pendientes, monitoreo de presión de llantas entre otros.

Llevando las riendas de los 717 caballos en…

Ciudad

Para empezar este apartado tengo que aclarar que si bien este Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody, está pensado para dar lo máximo de su poderío en la pista, es también un aliado ideal para moverte en la ciudad, pues si bien tiene la potencia sobrada para cualquier situación de arranque o rebase, el trabajo de la suspensión es muy bueno, absorbe las deformaciones del asfalto, no pega en los topes y equilibra super bien el auto en situaciones de curveo.

La dirección es confortable sin sentirse artificial y los cambios se realizan de manera dócil, precisa. En general el comportamiento del auto es perfecto, confortable, sin temor a equivocarnos, es un auto para moverte con él a diario sin que su enorme tamaño te afecte para estacionarte, pues con la tecnología de la cámara de reversa y los sensores te facilitan la vida en espacios estrechos.

Tema aparte y algo de lo que te enamoras a cada segundo, es que, al presionar el pedal del acelerador, el sonido del escape es super adictivo, suena increíble, acompañado de una respuesta descomunal. Acelera a un grado extremo y te diviertes en serio, a título personal pocas veces he manejado un auto tan entretenido. Eso sí tenle respeto, pues al acelerar a fondo, de atrás se pone nervioso, por lo que tienes que llevarlo.

A gusto personal este Widebody, se camuflajea a la perfección para moverte con toda facilidad en cualquier urbe, es realmente cómodo manejarlo y disfrutarás mucho, acelerando ese hermoso motor V8 HEMI, al mismo tiempo que todo mundo te voltea a ver por el sonido que genera.

Pista

Si bien a la vista el Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody luce ostentoso y su diseño manifiesta poderío, esto es congruente con la bestia de motor que tiene oculta bajo el cofre.

La pista es el hábitat natural para este singular vehículo y por supuesto donde empleamos la llavecita roja, para liberar toda la entrega de poder de ese desmesurado V8, así como eliminar todas las asistencias empleando el modo Track.

Ya liberada la bestia en pista, este Widebody acelera super duro en recta, corriendo a 185 Km/h, cuesta un poco de trabajo frenarlo, pero nada que no puedan manejar esos enormes frenos de disco de 15.4 pulgadas.

Al tomar curvas se siente bien plantado, hay mucha transferencia de peso, por lo que hay trabajarle para mantenerlo en control; al salir de la curva hay que medirle al acelerador, no exagerarle. Eso sí hay que reconocer que a diferencia del Hellcat tradicional, este Widebody ya no se va tanto de frente, por lo que puedes meterlo más rápido a curvas sinuosas, lo que lo hace más divertido y más fácil de manejar.

El trabajo de ingeniería que le hicieron al ensancharlo, hace una enorme diferencia con el Hellcat, pues es bastante manejable y te da mucha confianza para ir rápido.

La vuelta rápida

Aprovechando la oportunidad que tuvimos de tenerlo en pista, realizamos una prueba de Hot Lap con la ayuda de nuestro piloto de cabecera, Manuel Carrión.

La pista fue en las instalaciones del Centro Dinámico Pegaso, ahí empleamos la más grande y rápida, que tiene un trazado homologado por la FIA con una longitud de 2.07 Km, cuenta con nueve curvas. Hay una sección rápida, así como otra de curvas no muy cerradas pero que demandan mucha técnica y ritmo, al final tiene dos curvas muy cerradas que exigen el máximo rendimiento de los frenos.

Tema aparte, sólo por mencionar recordemos que el Centro Dinámico Pegaso está 2,580 m sobre el nivel medio del mar, aspecto que no afectó al Challenger pues emplea un motor supercargado.

Aclarado lo anterior tenemos que hicimos dos mediciones en la vuelta rápida, una con el auto arrancando desde cero Km/h y otra con arrancada lanzada. Tenemos que para el primero se logró un tiempo de 1:06:87, mientras que para el segundo el tiempo fue de 1:00:79. Números realmente sorprendentes de la mano de un piloto profesional.

Adquirirlo ¿si o no?

Por supuesto que sí, es un auto divertido, correlón, llamativo, que puedes usar a diario y si quieres darle en la pista te vas a divertir muchísimo. Si bien es un muscle car que ya tiene sus años, aquí aplica como dice el dicho “El Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody es como los buenos vinos, entre más pasan los años, más bueno se pone”.

A mí me encanta y me lo compraría sin pensarlo.

Galería Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody 2019

Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody 2018

1 de 39

Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody VS Chevrolet Camaro ZL1 - Frente a Frente | Autocosmos

¿Qué opinas? Cuéntanos