El futuro de la movilidad, según KIA
27/01/2017 Investigación

El futuro de la movilidad, según KIA

Tanto para KIA, como para diversos fabricantes, la conducción autónoma tiene un futuro prometedor y emocionante

La idea de un automóvil que se mueve de manera autónoma domina la agenda de la industria automotriz global. Es el futuro dicen, mientras muestran autos burbuja llenos de pantallas multicolor que se mueven sobre rutas predeterminadas a velocidades controladas. Algunos lo ven como una panacea, a otros los horroriza.

“La clave será qué tan capaces son las compañías automotrices para crear una clase diferente de individualización”, dice Peter Schreyer, presidente de diseño de KIA Motors y responsable del KIA Stinger GT, el auto que más miradas atrajo en el NAIAS de Detroit. Para el exdiseñador de Audi, en donde concibió autos icónicos como el Audi TT, la personalización va más allá del número de pantallas y su contenido en un automóvil; “Para empezar, ¿por qué hay que mirar pantallas si hay tanto paisaje para observar en el exterior? ¿por qué no hacer a los pasajeros vivir el exterior desde adentro? Claro que eso necesitará más trabajo de los diseñadores, de los ingenieros, de los ejecutivos de las empresas, de los mismos consumidores”, detalla Schreyer, que detalla después cómo se logra esa diferenciación al definir la proporción de un auto como el Stinger GT, cuya referencia son los Gran Turismo de los años 60 y 70 en Europa, pero con un carácter muy acorde a este siglo.

Para el responsable de la ingeniería del KIA Stinger GT, Albert Biermann, la clave de la conducción futura será la emoción al volante. “Manejo autónomo quiere decir que siempre habrá que mantener la posibilidad de que la persona al volante, sea en la calle, en la ruta o en pista, pueda elegir, en algún momento, hacerse cargo del volante y sentir algo mientras se transporta. Ferdinand Porsche decía que si el automóvil desaparecía, el último auto de la tierra sería un deportivo. Yo también lo creo, podrá ser autónomo, eléctrico, familiar, de hidrógeno… eso no lo sé, pero sí tendrá que ser emocionante”, dice el espigado ingeniero exintegrante de BMW y que habla con pasión del rendimiento del Stinger GT y de su precisa calibración para combinar confort y confiabilidad sin prescindir de la emoción de un manejo que pese a toda la tecnología aplicada, permite hacer hasta drifting.

Ante cientos de espectadores  en el atrio del Cobo Center, el CEO de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, coincide con los ejecutivods de KIA y asegura que no es lo mismo conducción autónoma que autos sin conductor; la primera ya está aquí, dice el exitoso ejecutivo, y es siempre opción del conductor elegir el momento de dejarse llevar o tomar el volante en sus manos. Los autos sin conductor todavía requieren, dijo, un mayor desarrollo tecnológico e infraestructura, y eso también significa inversión.

Para Ford, la compañía estadounidense que ha decidido invertir en el desarrollo de vehículos autónomos para ponerlos a disposición del público en 2020, el futuro está también en los nuevos esquemas de uso y propiedad de los automóviles. ¿Por qué adquirir un auto si se puede tener en propiedad compartida y personalizar para cada usuario? ¿Por qué no pensar en transportes comunes en los entornos urbanos? Son todas preguntas que esperan responder en los próximos años.

Por lo pronto, ya hemos visto en Detroit en el North American Auto Show de este año, parece haber un consenso: el porvenir de la transportación está todavía en las manos de los conductores ya sea para conducir ellos mismos, o para elegir una experiencia distinta de movilidad. El futuro sigue estando en nuestras manos.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos